Saturday, May 22, 2010

El Sábado y Domingo pasados pintamos el garage, y oh sorpresa, resulta que yo soy buenisima pintando.

Bueno, la verdad es que esto es algo que yo ya sabía, solo que era uno de esos pedazos de información que uno guarda en un rincón del cerebro y no lo recupera sino hasta que con brocha en mano me doy cuenta de que yo he hecho esto antes, y lo hice mucho, y por eso la idea de pintar una pared, un cuarto, un garage, o una casa entera no se me hace dificilisima.

Era una noche de Viernes. Mi amiga L cumplia años y yo ofrecí mi casa para su fiesta (tan generosa, yo). En ese entonces el grupito de nenas teniamos 16 mas o menos, y el grupito de nenes tenia unos 18 mas o menos. Entonces todos llegaron a mi casa y mis papás dijeron 'bueno muchachos, diviertanse!', y se fueron al cine dejándonos en la casa, solos, a aproximadamente 20 individuos de adolescentes mentes, un pastel para 50 personas, una mesa llena de comida y bebida, y a mi (a mi!) a cargo.

Para hacer la historia corta, eran las 12 de la noche y luego de una fenomenal guerra de comida había pastel hasta en el techo de los baños. Nos lanzamos TODO lo que teníamos a mano: pizza, huevos, café (caliente), coca cola, papas fritas, tomates, y justamente cuando F entró a la casa con la manguera a perseguirnos a todos tratando de mojarnos, alguien pegó un grito de "LOS PAPAS DE LA MAGU ESTAN AQUIIIIIII!!!!!" y nosotros quedamos congelados en el acto, yo estilando y muerta de frio, la cumpleañera con restos de huevo en la cabeza, y todos en general bañados en una mezcla asquerosa de comida dulce y salada que en ese punto se veia de color café/amarillento/rojizo, y olia fatal.

Mis papás llegaron, vieron el caos, y nada, silencio. Los 19 que no estaban genéticamente relacionados a mi salieron en estampida, y yo me quedé en casa para valientemente enfrentar las consecuencias de la guerra de comida que ahora, 12 años depués, por primera vez voy admitir que sí, fuí yo la que la empezó. (le quiero mucho madre, no me coma viva :D)

La noche terminó en total silencio, todos nos fuimos a dormir, y el día siguiente empezó a las 6 am con el grito de mi papa diciendo "hasta se lanzaron el café!!!!". Yo me tomé unos minutos más en cama, disfrutando de mis últimos momentos en la afortunada ignorancia de mi suerte, y luego fui hacia la cocina a enterarme de lo que me esperaba.

Ahí estaba mi madre preparando café, y en la mesa una lista de cosas por hacer: lavar y secar platos ese dia y toda la semana por venir, barrer pisos, lavar alfombras (2 veces), pasar la aspiradora (2 veces), abrillantar pisos, limpiar polvos, lavar el patio, lavar ventanas, y por ultimo, pintar las paredes de toda la casa, dentro y fuera.

Me tomó 2 semanas terminar toda la lista; dos semanas en las que casi no sali de casa - y en verano!, pero no todo fue terrible, por que tanto yo como los otros 19 quedamos con el recuerdo, y mis papás quedaron con casa recién pintada – y gratis (okey, excepto por la pintura).

Y mientras pintaba el garage de la que ahora es mi casa pensaba: qué habría hecho yo si hubiese sido MI casa la del campo de batalla?

Pienso que lo mismo que mi madre.

3 comments:

Efren (a.k.a. Ludovico) said...

estas creciendo. horror

Magusita said...

woohoo.

xime said...

bueno a mi me hubiesen mechoneado primero jejejeje...y si me hicieran eso ahora...mato al primero que pase por ahi