Wednesday, August 26, 2009

El mejor y peor recuerdo, lo bueno y lo malo de ser una mujer independiente, segura, decidida, fuerte en el mundo real.

Sambiruca,

A ver, digamos por un momento que soy segura y decidida – no me las creo ninguna de las dos. Independiente y fuerte considero que si soy. Je! :)

Peor recuerdo:

Unos meses después de llegar a USA necesitaba un trabajo de urgencia; con 19 años, no tenia un medio, y estábamos viviendo de unos pocos ahorros así que fui a Manpower y llené una aplicación y acepté el primer trabajo que me ofrecieron y que consistía en pasar 8 horas al día abriendo aplicaciones de gente queriendo comprar casas, y yo ingresaba su información en una base de datos gigantesca antes de que las aplicaciones fuesen revisadas por los underwriters.

La experiencia en general estuvo bien. Era mi primer trabajo en USA así que yo estaba toda nerviosa e inhibida. Entendía Inglés bastante bien, pero estaba totalmente tímida para hablar así que no interactuaba mucho con otra gente, pero en general mis compañeros de ofi eran muy buena gente y la pasábamos bien.

Sin embargo hubo un día que casi me quiebra. Un documento importantísimo debía ser enviado por correo, y yo estaba encargada de sacar todo el correo de la oficina y enviarlo diariamente, y una tarde traspapelé esta carta y la envié al correo sin estampilla por lo que regresó un par de días después por falta de pago. La persona que envió esta carta era una mujer de unos 40 y pico de años reconocida en la oficina por tratar a la gente como basura, pero como esta mujer era leader de otro equipo yo no tenía que tratar con ella excepto en contadas ocasiones.

El punto es que cuando ella recibió el correo y se dio cuenta que la carta no había llegado a su destino, vino a mi oficina lanzando humo de las orejas y me gritó esta vida y la otra, me dijo que soy una inútil, que si no puedo hacer mi trabajo debería irme, y estupideces de ese estilo, y todo esto a gritos y gritos y gritos y gritos que parecían no tener fin.

Y el mal recuerdo no me lo trae ella, sino me lo causo yo. Por que en mi inseguridad total, en ese estado en el que estaba en el que acababa de llegar y necesitaba mi trabajo, y con mi timidez al hablar Inglés, lo que hice en lugar de pararle el carro fue quedarme callada, y con eso me humillé – o me sentí humillada, que bueno, no es lo mismo pero es igual.

Y nada, el famoso documento fue enviado de inmediato y nada pasó, el mundo no se terminó y la vida siguió su rumbo. Yo seguí en mi trabajo por unos meses más hasta que nos mudamos de ciudad, no volví a tener contacto con esta mujer, la experiencia en general con esta oficina fue súper positiva, y yo salí contenta de ahí – pero siempre esta ese recuerdo, de esa mujer que me trató tan mal, y a quien yo le permití que me tratara mal.

Espero nunca mas encontrarme en una situación así, y que si por cosas de la vida me vuelvo a encontrar con un idiota de ese tamaño me encuentre en la posición de dejar abandonado el puesto, pero nunca mi integridad.

Mejor recuerdo:

Es que tengo tantos!!! Que lindo :)

Estuve pensando mucho sobre esto, y no quería escribir un recuerdo de familia o de pareja, quería escribir algo bueno que me pasó por esfuerzo propio, y sin duda alguna el mejor recuerdo es de cuando recibí la carta que decía que había sido elegida como miembro de Phi Beta Kappa.

Phi Beta Kappa es una sociedad de honor, la más antigua en USA (fundada en 1776), compuesta por estudiantes sobresalientes en las áreas de Artes Liberales y Ciencias. La organización es tan exclusiva que solo un 10% de graduados en todo el país forman parte de ella, y solamente un Senior de cada 100 es elegido anualmente – en el 2005, ese Senior fui yo :)

Una noche de martes (me acuerdo clarito por que solo en Martes y Jueves tenia clases hasta las 11 pm), me llamaron a la oficina del departamento de Literatura por que tenían una carta para mi. Yo fui corriendo asustada de que fuese algo catastrófico, y abrí la carta como una poseída, y cuando la leí no entendí nada. Tuve que sentarme, leerla de nuevo, y respirar profundo para reponerme de la impresión.

La sensación fue increíble. Me había doblado en dos estudiando, escribiendo mis ensayos dos, tres y cuatro veces hasta conseguir algo de excelente calidad, tomando clases avanzadas para adelantar lo más posible en el menor tiempo, y esa noche, esa carta, fue la que me dijo que todo valió la pena.

Meses después mis papás, mi abuelo, N y yo fuimos a la ceremonia de inducción a los nuevos miembros. Fue un orgullo gigantesco, y un verdadero honor ser parte de una organización en la que gente sobresaliente forma parte, y no solamente por su inteligencia, sino por puro esfuerzo, trabajo, e integridad.

***Esta es la respuesta a la décima pregunta de la temporada de caceria***

3 comments:

Xkw said...

curioso las cosas que pueden llenar a cada uno.

Efren (a.k.a. Ludovico) said...

que interesante. me robare el tema de este post

Sambiruca said...

Sabemos que en la mayoria de trabajos abusan y casi explotan, pero cuando uno es joven, inexperto se siente tan indefenso, creo que muchos tenemos un mal recuerdo de nuestro primer trabajo.

Me alegra mucho que la recompenza a tanto esfuerzo haya sido más que satisfactoria.

Gracias por responder, seguire viniendo siempre por aquí.