Tuesday, September 23, 2008

Kundera

Desde hace mas o menos 12 años Milan Kundera ha sido uno de mis escritores favoritos. Lo leí por primera vez por sugerencia de mi papá que me regalo “La Insoportable Levedad del Ser” cuando yo tenía más o menos 15. Ese libro me abrió los ojos de una manera que quizás fue muy brusca para mi edad, y su producto, junto con otras cosas en mi vida, resultó en que me sumiera en una tremenda depresión que no se me quitó hasta los 19.


Más tarde, a los 21, con cierto temor pero mucha curiosidad, leí The Joke y The Book of Laughter and Forgetting. Del primero me quedaron imágenes sueltas, del segundo muy pocas memorias.


Ahora los 27 he tenido la suerte de que la librería local tiene una vasta colección de libros de Kundera y con un poco más de madurez y mucho tiempo de sobra, estoy re-leyendo The Book of Laughter and Forgetting.


Igual que hace mas de una década Kundera me llega fuerte con sus palabras, y para evitar las malas pasadas que siempre me hace mi memoria, escribo este extracto de una de las muchas joyitas que se encuentran en los libros de Milan:


"Man knows he cannot embrace the universe with its suns and stars. Much more unbearable is for him to be condemned to lack the other infinitude near at hand, within reach. Tamina lacked the infinitude of her love, I lacked Papa, and all of us are lacking in our work because in pursuit of perfection we go toward the core of the matter but never quite get to it.


That the infinitude of the exterior world escapes us we accept as natural. But we reproach ourselves until the end of our lives for lacking that other infinitude. We ponder the infinitude of the stars but are unconcerned about the infinitude our papa has within him.


It is not surprising that in his later years variations became the favorite form for Beethoven, who knew all too well (as Tamina and I know) that there is nothing more unbearable than lacking the being we loved, those sixteen measures and the interior world of their infinitude of possibilities. "
(Milan Kundera, The Book of Laughter and Forgetting, pg. 226-27, 1980).

2 comments:

yo misma said...

Querida te diré que ahí sí que compartimos los gustos, me encanta me encanta me encanta Kundera. Me muero por ir a Praga, me releo la insoportable.... ayayay. En inglés todavía no...

Gww said...

Kundera es un escritor maravillos que ha peleado como nadie por revitalizar el arte de la novela.

Si te gusta su obra, te recomiento que leas sus ensayos recogidos en "El arte de la novela" y "Los testamentos traicionados".

Querrás volver a leer todas sus obras bajo una nueva luz.

Un saludo.

Confieso que he leído