Wednesday, September 24, 2008

Un año es muy poco tiempo para una asignación en el extranjero. Lo sabíamos antes, lo sabemos ahora, pero igual aceptamos que nuestra aventura de inmersión en India sea solamente por 12 meses.

Estamos en nuestro mes número ocho, y como era de esperarse los 4 meses que nos faltan parecen muy poco. Es apenas ahora que me siento cómoda en India, que conozco gente agradable, que me invitan de aquí para allá, y estoy segura que será en la plenitud de todo esto que voy a tener que ponerme a empacar y enfocar mi mente en la siguiente mudanza, en la siguiente aventura.

Este punto de comodidad en el que me encuentro tiene positivos y negativos. Por una parte ya tengo una mejor idea de lo que puedo esperar aquí, y me he vuelto más paciente: Que mi conexión de Internet deja de funcionar por que llueve? No hay problema; volverá después de una llamada a la compañía de cable, acompañada de un par de amenazas. Yo tranquila. Que el plomero me dice que llega hoy a las 3 pm para arreglar la chorrera que cae del techo? Pues no es cierto, el plomero llegará quizás mañana a las 6 pm y no hará nada por que no trae escalera para subirse al techo. Yo, sumida en un momento zen, me quedo tranquila. Que salgo de mi casa cuando no hay luz para regresar y encontrarme con que la luz ha regresado pero se ha ido el agua? Pues no es la primera vez; el agua regresará en algún momento y la luz se volverá a ir. Yo, cual flor de loto, tranquila.

El lado que no me gusta mucho de todo esto es que ahora poco o nada me sorprende. He visto motos diminutas en las que van 3 adultos, dos niños, y un chivo (todos a la vez), búfalos de agua comiendo el césped de mi jardín, perros con medio cerebro fuera del cráneo, hombres muertos siendo sacados del lago, o siendo acarreados por la mitad de la calle por una multitud que grita a chillidos y se golpea en el pecho … y he visto mas, mucho mas.

Temo estar perdiendo perspectiva; estar volviéndome parte de la ciudad, y haber dejado de verla con los ojos frescos del que apenas llega. Quiero ver India como cuando recién llegué, maravillada de Hyderabad en la noche, boquiabierta al ver las mujeres en sus Sarees, feliz de ver a niños jugar en las lluvias de monsoon.

A mediados de Octubre empieza la fiesta más grande de India, Diwali, el Festival de la Luz, que marca el final de la época de cosechas y es cuando los agricultores agradecen la abundancia del año que pasó y piden por buenas cosechas en el año que viene.
En este año tengo muchas razones para celebrar Diwali; mucho que agradecer del pasado, muchas esperanzas del futuro.
Ojalá y las luces de Diwali iluminen todo lo que no he visto, y todo lo que he dejado de ver.

5 comments:

yo misma said...

y después dónde te vas???

Magusita said...

Aun no sabemos, aunque dificilmente nos vamos a quedar en Asia.

Es medio emocionante no saber ... :)

Libertad... said...

Vaya! si que me has dejado sorprendida, en primer lugar dejame felicitarte por la oportunidad que tienes al estar en un país en donde realmente hace mucha falta gente como tú, el poder ayudar al prójimo es un dón que todos tenemos o casi todos, pero que unos lo pueden explotar más que otros, te cuento que en mi cabecita loca, siempre he dicho que me quiero ir a algún sitio en donde realmente me sienta útil y pueda ayudar a mucha gente que necesita de una mano para poder seguir adelante! te confieso también que no me gustan los niños, sobre los europeos, casi todos tienen de todo y son unos maleducados, salvajes y muchas cosas más, pero con otro tipo de niños como los de Africa, de la India, Tailandia, Bolivia, Ecuador y demás sitios en donde realmente son maltratados se me cae el alma al suelo.
Admiro tú trabajo y te felicito, seguro que cuando te vayas de ahí todos aquellos a los que has podido ayudar directa o indirectamente nunca te olvidarán y tú tampoco a ellos.
Sigue así, ayuda mientras puedas ya sabes que todo lo que hacemos a lo largo de nuestra vida, lo cosechamos y tú serás una afortunada :o)
Besos y hasta la próxima.

Anonymous said...

He leido tu blog por algunos meses y he seguido a traves de tus ojos los dias que te han tocado vivir. Creo que de alguna manera - y quizas esa nunca fue tu intencion- he vivido tus vivencias. Y no podia pasar sin agradecerte, muy de corazon, por lo que has compartido. Dejando escritas tus ideas, has dejado tambien huella en las vidas de quienes te leemos.
Yo se que toda esta experienca de VIVIR te ha convertido en un ser HUMANO casi completo y en ultimadas cuentas esa es verdaderamente la satisfaccion mas grande. Nunca dejes de escribir y de seguir compartiendo tus experiencias.
SUE.

Magusita said...

-- Libertad: Gracias por tus palabras. Lo que hago por aqui realmente no es mucho, hay tanto que uno puede hacer y tanto que hace falta que realmente regalar unas horas semanales de voluntariado pareceria muy poquito, pero bueno, uno hace lo que puede.

Yo la verdad no soy muy apegada a los ninos y tampoco me gustan instantaneamente nomas por que son chiquitos, pero hay un par de ninos y ninas que son especiales independientemente de su edad (estoy segura que caerian igual de bien si fuesen adultos) asi que por eso pense escribir sobre ellas.


SUE -- Me hiciste reir con lo de "te ha convertido en un ser humano casi completo" jejeje... y yo que pensaba que si naci completita.

Muchisimas gracias a ti por darte el tiempo de leer, y de comentar.

Un abrazo!