Friday, March 13, 2009

Regreso

Otra cosa que me asusta: estar sola. Siempre me asusta eso al regresar a Buffalo. La gente allá es diferente. La mayoría de gente vive en Buffalo por que nacieron y crecieron ahí, sus amigos son amigos desde la escuela, sus círculos sociales son los mismos siempre, y no necesitan ni quieren hacer el esfuerzo de conocer a nadie mas, así que los que llegamos nuevecitos estamos aislados hasta encontrar una ventana de entrada. No es que sean poco amigables, al contrario, el bufaleno promedio es todo sonrisas y son bastante agenciosos cuando uno pide ayuda, pero de eso no pasa.

Sin embargo, visto desde la comodidad de mi casota y desde el hecho de que he pasado cual mariposa social todo el día, todos los días desde hace varios meses, la cosa en Buffalo luce más negra de lo que realmente es, y quizás estoy siendo melodramática (de hecho, si estoy siendo melodramática, pero para eso mismo tengo un blog, ja!). A través de los años y la universidad nos creamos un círculo de amigos de lo mas chevere en Buffalo, y por supuesto le tengo al Garabato ahí que de por si ya es como todo lo que me hace falta. Pero no se… les temo a las tardes sin nada que hacer, sin sitio al que ir, sin SMSs, sin plan, es decir, les temo a esos tantos días que tuve cuando recién fui a vivir a Buffalo en los que me aferraba a lo que sea con tal de tener algo de contacto social – esos eran días grises y tristes.

Pero no, no me voy a dejar volver a esa época. Estos años me han ensenado, y yo agenciosamente he aprendido. He aprendido a estar sola conmigo misma – y a disfrutarlo que es importante. He aprendido a establecer largas conversaciones con gente desconocida, por que antes no había manera de sacarme palabras si era cuestión de hablar con alguien que no conozco. He aprendido a ser más lanzada, a meterme en cursos, grupos, organizaciones, lo que sea con tal de hacer contactos. He aprendido a ser de risa más fácil...

Y de hecho, el regreso a Buffalo abre nuevamente posibilidades, y esta vez voy a estar frente a frente a una oportunidad, más bien, a un sueño que tengo desde que tenía 4 años: ser bombero.

:)

4 comments:

Ximena Cabezas said...

wow magu de bombera! sacaraste muchas fotos...que chevere

Kojudo Mayor said...

Muy cierta la realidad a la que te tendrás que enfrentar pronto. El individualismo y el parco calor humano de los gringos. No todo es perfecto. Por eso añoramos el poder regresar a nuestro terruño, y por eso nos frustra y duele, saber que esos intangibles que tanto vas a extrañar en India, matices, colores y experiencias similares en Ecuador, se ven opacados en nuestro país, por la situación económica, política y social. Nos toca optar entre la abundancia del calor humano, la vida llena de actividades sociales de toda índole, pero con un buche vacío, o una estabilidad laboral y vientre ahíto, pero atosigados de silencio y soledad.

Icaro Jr said...

la vida de nómada, es así ... un día en un lugar lleno de amigos y reuniones y demás, y otros bueno el luegares menos sociales. pero la vida nos da las herramientas para salir. suerte de nuevo en Bufalo

Emilita said...

Mucha Suerte!!! Estoy convencida que los cambios siempre tienen una buena razón.

¡¡ánimo con los sueños!!